¿Por qué es indigno juzgar a Garzón?

¿Por qué es indigno juzgar a Garzón?

Pues porque le han ordenado y permitido prevaricar durante mucho tiempo, a sus anchas y ahora lo procesan por hacer lo mismo. Solo se ha “pasado” en el objetivo de su prevaricación.

A todos los jueces españoles les han permitido lo mismo, y la misma praxis prevaricadora de instrumentalización o esquiva de la Ley ha sido lo que los jueces han mamado, y algo a lo que están acostumbrados.

Leamos una declaración de un compañero de Garzón, un juez de la Audencia Nacional pronunciada en el 2006 para comprender dónde está el germen de esa filosfía de la prevaricación. Estas palabras nos aclaran a la perfección qué entienden por Ley los jueces españoles, o más bien qué entienden por trabajar y ser titulares de un juzgado y qué poder se tiene cuando ahí se está. La cita es textual: «Como órgano especializado, arriesgamos y anticipamos la necesidad de reformas legislativas -confesó-. A veces nos parece que una ley tiene que cambiar; entonces, se abre esta opción con una sentencia y se hace que decida el Tribunal Supremo por la vía del recurso. Y a veces se revocan nuestras sentencias, pero se nos admite que eso se hace sólo porque `con la ley actual no se puede’, y automáticamente ésta se reforma».

EL juez del tribunal especial, nos muestra cuál es su praxis, saltarse la ley a su antojo, para sus objetivos personales o ajenos, apoyados o no apoyados por otros poderes, pero hasta ahora consentidos por todos.
¿Que nos dice en esta conferencia el compañero de Garzón?
Que a veces la Ley no les gusta, y que a veces ellos saben que los procesos que incoan son ilegales, o alegales, que quizás su objetivo (procesar a tal, o prohibir a pascual) no es abordable según la Ley, que no se puede hacer, pero que ellos la meten a “ver si cuela”. O sea, que hacen cosas ilegales a sabiendas, para “ver si cuela”. Si no cuela en una, cuela en la siguiente. Buscan ellos (Y no la Ley) su objetivo y fín, e intentan calzar la Ley a su objetivo. A sabiendas de que sus manejos van a ser rechazados por otros tribunales. o sea, que intentan una alegalidad una y otra vez. Hasta que encuentran complicidades, o encuentran que el poder judicial mira para otro lado, o concuerdan con ellos en sortear la Ley, en considerar que el objetivo de estado a buscar es más importante que la ley.

Una vez que “cuela” una vez, ya lo tienen hecho, colará todas, porque los poderes que han hecho la vista gorda esa vez, no podrán reconocer a posteriori, en casos parecidos que ellos prevaicaron al dar el visto bueno a un procesamiento alegal, a una prohibición injustificada, a una imputación genérica no fundamentada, o a un procesamiento de una persona.

Nos dice Bermúdez, y Garzón es además de su compañero en perpetrar esto, un ejemplo perfecto de cómo se actúa, que ellos (ellos y no la Ley) son “la punta de lanza”. Para lograr que algo ilegal, quepa en un auto judicial. Tarde o temprano. Tras hacer estas declaraciones, no fue expulsado del cuerpo judicial, tras reconocer que prevarican como tribunal especial, no se abrió investigación alguna. Ahora se ponen puristas con eso de prevaricar , lo de “dictar resolucion injusta a sabiendas” o con eso de “usar las Justicia con objetivos que no son sólo la Ley y su cumplimiento sino algo prefijado”.

Garzón, Marlasca y sus compinches, han prevaricado en el caso “De Juana”, han prevaricado en el caso Batasuna, en el caso de Gestoras Pro Amnistía, en el caso de Udalbiltza, han prevaricado en el caso del cierre del diario Egin, y en el cierre del diario Egunkaria, prevaricaron cada vez que prohibieron una manifestación de protesta, y  prevarican cuando cada vez que se intenta poner en marcha un partido político, actúan para impedirlo. Juegan y jugaron a conseguir objetivos prefijados, y si la Ley no les dejaba buscaron la manera de colarla. Es fácil cuando la víctima de la prevaricación no es del agrado de los poderes del estado español, el PP y el PSOE. Prevarican cuando condenan a algún joven a 10 años por quemar un cajero en virtud de la ideología del acusado, cuando por el mismo hecho otro joven con otra ideología recibiría una condena de 6 meses de arresto domiciliario. Prevarican si un juez afirma es una sentecia, como Bermúdez, que las condiciones de detención incomunicada, sin abogado, médico ni vigilancia externa del interrogatorio no garantiza la integridad física de las personas ni su seguridad, y a los 2 días el mismo juzgado decreta para 10 personas el mismo protocolo de detención que denuncia como negligente. Prevarican a menudo, pero de mutuo acuerdo porque se saben impunes, consentidos, incluso aupados y aplaudidos.
No prevaricó Garzón cuando por despecho y 10 años después de tener múltiples evidencias investigó al PSOE por montar una banda terrorista, el GAL, no prevaricó porque su sentencia no era injusta, prevaricó por usarla sólo motivado por despecho personal, y prevaricó por haber estado 10 años él, y todo el resto de los jueces no queriendo investigar ni sacar los trapos sucios que sabían, apuntaban alto. A la cabeza. Prevarica Garzón y sus compañeros del TOP cada vez que confunden a sabiendas fines con medios, y decretan que terroristas no son los medios que se usan para los fines sino los fines que son perseguidos con esos medios. Prevarican y lo saben cada vez que se basan en esa confusión para ilegalizar asociaciones y partidos aunque no hayan tocado un pelo a nadie, y sus “armas” sean el escaño, la pluma o e micrófono. Prevarican y lo saben, pero lo sabe mucha más gente, y  callaron y callan. Ahora vociferan, en especial la progresía de sofá postfranquista, la de la Unidad de España, la de la tortura y la de la prohibición y encarcelamiento de disidentes.

Pero repito, es indigno que a Garzón se le persiga por aquello que se le ha permitido, u ordenado hacer tántas veces. Están acostumbrados a que primero se fije el objetivo político o social, y luego se busque el encaje legal aunque sea con fórceps y tapándose la nariz y cubriéndose y parapetándose unos a otros. ¿Por qué ahora se ponen puristas? ¿No es eso lo que pedían de los jueces? ¿No es eso lo que les pide Rubacaba cuando les insta a ilegalizar Iniciativa Internacionalista acaso tengan, o no tengan pruebas para ilegalizarla? Pero en el caso del PP, ¿No es acaso eso mismo lo que pide Rajoy o Basagoiti a los jueces y les abroncan cuando no les siguen los dictados de ilegalizar “porque sí” y sin pruebas a algo o a alguien?

Si les piden sumisión a estrategias que parten de los políticos y del ejecutivo ¿Por qué ahora se lo censuran? ¿Acaso no es esa la Justicia que buscaban? ¿O es que cren que pueden crear un arma letal como justicia a la carta y que el arma letal sólo sirva para dañar a los que les caen mal o a los que el poder ha consentido en eliminar?

Sí, ahora viene a ser más grave intentar juzgar delitos de hace 70 años de manera ilegal, que ilegalizar partidos hoy, o impedir qu un preso salga en libertad cuando le corresponde, o arrancar confesiones en los calabozos de manera ilegal, torturando, hoy. Y los otros, les parece más grave apartar a un simple juez de la carrera judicial que que encarcelen a 40 disidentes políticos a 10 años precisamente por su actividad pública y política. O que los suelten bajo fianza con la condición de que “no se dediquen a hacer política ni actos públicos”. Esa es la progresía de postal. La que consiente la tortura en España, o que España desoiga las recomendaciones de la ONU y Annistía Internacional durante 25 años. La progresía del régimen, que consiente  que se hagan atropellos hoy, pero que se ponen a estudiar y rasgarse las vestiduras ricas por lo de hace 70 años. Hieden, realmente.

Anuncios

Ismael Moreno. El juez que colabora con la tortura.

Mientras que Fernando Grande-Marlaska decretaba ayer el ingreso en prisión del donostiarra Faustino Marcos, del elorrioarra Adur Aristegi y del getxoztarra Jon Rosales, el movimiento pro-amnistía informó de que los cuatro vascos que el viernes fueron encarcelados por orden del juez Moreno han denunciado haber sido objeto de duras sesiones de torturas a manos de la Guardia Civil. Tanto, que el hernaniarra José Camacho se encuentra hospitalizado desde el miércoles en el madrileño Hospital Clínico San Carlos a consecuencia de una infección en la sangre que ha sido provocada por los malos tratos sufridos durante la incomunicación.

José Camacho ha denunciado que los golpes y las amenazas han sido una constante desde su arresto, el lunes, además de que durante la incomunicación ha sido obligado a permanecer desnudo, sólo con una camiseta. Señaló que han sido incesantes las veces que ha sufrido la práctica de asfixia conocida como «la bolsa»; para ello, según su denuncia, primero le colocaban una capucha gruesa y una bolsa por encima. Mientras le hacían «la bolsa», los guardias civiles le obligaban a realizar ejercicios físicos hasta la extenuación. Y cuando él no era capaz de hacerlo, eran los propios militares quienes le realizaban ese movimiento, según informó ayer el movimiento pro amnistía. A consecuencia de esas sesiones de malos tratos, el músculo posterior de la pierna derecha de Camacho «se encuentra reventada», lo que ha derivado en una infección de sangre. Fue al comenzar a vomitar cuando lo enviaron ante el médico forenes, quien ordenó su inmediato ingreso hospitalario.

Similares métodos de tortura

La hospitalización de Camacho llegó el miércoles, aunque no trascendió hasta el viernes, cuando el juez Moreno y la fiscal se trasladaron al hospital madrileño para redactar, finalmente, su ingreso en prisión. GARA ya cuestionó la versión ofrecida por las agencias de información, que señalaron que Camacho contaba con una enfermedad previa a su arresto. Algo que fue desmentido por sus allegados y conocidos.

La práctica de «la bolsa» ha sido denunciada también por los hernaniarras Josune Balda y Juan Mari Mariezkurrena y la vecina de Segura Euri Albizu. Todos han denunciado continuos golpes, métodos de asfixia, ejercicios extenuantes, amenazas, humillaciones e insultos. En el caso de Mariezkurrena, ha denunciado que también le golpearon en los testículos.

Al igual que todos los detenidos entre el pasado sábado y el lunes, el donostiarra Faustino Marcos -detenido el martes en Portbou por la Policía española-, y los jóvenes Adur Aristegi y Jon Rosales -detenidos el miércoles también en Girona- fueron ayer encarcelados por orden del juez Grande-Marlaska. Mientras que acusa a Marcos de intentar crear una infraestructura de logística para ETA en suelo español, a Aristegi y a Rosales les imputa «colaboración con banda armada» y «pertenencia», respectivamente.

Las FSE mantienen el operativo abierto en busca al menos de otras cuatro personas. Además, tanto el juez Moreno como Grande-Marlaska mantienen la causa bajo secreto de sumario.

———————————–

El Juez Moreno, saber porque se lo ha dicho la ONU, y Amnistía Internacional, que cada vez que decreta la incomunicación del detenido, y permite 5 días de oscuridad e impunidad y desinformación. Colabora con la práctica de la tortura.

No a los jueces torturadores.

No a la incomunicación del detenido.

No a quien impide que se pongan garantías para la no tortura de la persona.

No al incumplimiento de las recomendaciones de la ONU.

Tortudadores no.

Zapatero. ¿Es mejor un farsante que un borde?

¿Se han puesto de moda los farsantes?


Parece que sí, aunque habría que diferenciar moda, de estrategia. Y es que la estrategia les sale bien. Antes se llevaban personas que decía cosas desagradables y hacían cosas desagradables, Aznar, Bush, Thatcher. Gente siniestra que además se mostraba irascible, desafiante, retadora, en exceso sincera hasta rozar lo burdo. Ahora se lleva lo que llaman el “poder blando” (soft power), o sea gente que hace cosas desagradables, pero con palabras amables. Tipo Zapatero, Obama, e incluso Rajoy, según le reprochan algunos de su partido que prefieren lo tradicional.
Hacen lo mismo,pero con talante. Es tan peligoroso como el que te está metiendo el cuchillo te esté sonriendo y te logre casi convencer de que es por tu bien. En vez del antiguo método de venirte con el cuchillo en ristre con cara y actitud agresiva.

Escuchar a Zapatero paparruchadas como la que dijo en un foro europeo de “La tierra no es de nadie, si acaso del viento” podría ser escuchado a un hippy de los sesenta, pero oirlo al encargado de dirigir un estado, con fronteras, con propiedad privada, con fortunas y deshereadados, te hace pensar si estás escuchando a un gilipollas o a un cínico y cuál de los dos es más peligroso. La última paparuchada acontecida en el desayuno de la oración a que acudió Zapatero es como para sacar de quicio a quien lo analice un poco.

El mismo mandatario que subvenciona a Caja La Mancha con miles de millones de euros, pone a disposición de los bancos el dinero que haga falta para salvar su estabilidad, que subvenciona a las multinacionales automóvilísticas con ayudas a la compra del segundo coche, prefiere sacar el dinero que está derrochando de las pensiones de jubilación, retrasándolas dos años, y que tiene más de 4 millones de parados en su país, que nos venga hablando de “los pobres jornaleros” de la piedad, de la solidaridad y mandangas cínicas del estilo es para subirse por las paredes. El mismo elemento que vota en Europa y en España la ley para expulsar inmigrantes, el mismo que cierra fronteras, que manda a los policías a las salidas del metro de Madrid a atrapar subsaharianos para mandarles al desierto otra vez, el mismo que en el debate televisado con Rajoy competía para demostrar quién expulsaba a más extranjeros, que nos venga hablando de la piedad bíbilica y de la compasión con el trabajador inmigrante, ya no sé si es para llamarle cínico, o es en realidad lerdo y tiene la razón y el discernimiento trastocado.

El mismo tipo, que aliado de la OTAN es responsable de una invasión y ocupación el Afghanistan, que en 2009 mató a casi 2000 civiles afganos inocentes, niños, mujeres y ancianos en su mayoría, el mismo aliado de Obama, el nóbel de la paz, pacifista que aboga por la guerra justa y por la violencia necesaria. Ese mismo cuya misión en Afganistán consiste en promocionar a dictadores como Karzai, corrupto y aliado de los señores de la guera locales y que se apoya y legisla como el más radical islamista que encierra en los burkas y en las casas a las mujeres. Ese Zapatero de la guerra, nos martillea con su cinismo de la “Alianza de Civilizaciones” de Paz y de Respeto.
Ostias con talante. El mentiroso que decía que no había crisis, hace un año nos decía que ya estábamos en la salida del túnel, y ahora se dispone a abaratar el despido y joder a los jubilados porque la cosa está chunga y alguien tiene que pagar el pato. ¿Pero no habiamos salido ya de la crisis casi?

Para qué vamos a hablar de este a quien se le llena la boca con los Derechos Humanos, Democracia y Estado de Derecho, mientras tortura en sus comisarías a las personas, desprecia las recomendaciones internacionales que le conminan a poner fin a la tortura en sus propios calabozos oscuros, para qué hablar de este amigo de empresarios y grandes fortunas traidor a los trabajadores. El mismo elemento que con bonitas palabras en la boca encierra a dirigentes políticos vascos durante años y años, y manda golpear a los familares de los presos porque no le gusta que éstos pidan por los derechos de los suyos. Para qué hablar del amigo de Israel, el que le vende las armas por un lado, mientras pasa la mano por el lomo a los palestinos masacrados con buenas palabras, y peores intenciones. Marruecos, Sáhara..¿Para qué hablar más?

Yo ya no sé, si es peor tener un hijoputa que tenga aspecto de hijoputa o un hijoputa con cara de bueno, buenas palabras y talante. ¿Rezar por la Paz, por los desheredados, por los jornaleros y porlos inmigrantes que sufren? ¿Pero tendrá vergüenza este elemento?

Euskadi. Manifiesto en aras de un Proceso de Paz. Condiciones básicas.

Manifiesto. Iniciativa popular en favor de los derechos civiles y políticos

Somos muchos y muchas las que, en este país, observamos con preocupación la vulneración de derechos civiles y políticos que se ha ido afianzando durante la última década. El Estado español, y a otro nivel el francés, dirige sus baterías legislativas, ejecutivas, judiciales… hacia un punto en el cual el mero ejercicio público y transparente de la actividad social y política se convierte en delito. Esta estrategia condiciona el presente y el futuro de Euskal Herria.
Así las cosas, creemos que es momento de enfrentarnos a hechos sin parangón en Europa. Y es por eso que debemos poner en marcha instrumentos que, como pueblo, nos permitan revertir la situación, restituir el respeto y la garantía de los derechos civiles y políticos, restablecer la democracia. Una iniciativa en defensa de la expresión libre de personas y colectivos. Un esfuerzo colectivo para crear, impulsar y asegurar una nueva situación en la que las ideas y opiniones latentes en este pueblo vuelvan libres a la plaza pública. Por eso, amparados por declaraciones de organismos internacionales de reconocido prestigio, reclamamos el ejercicio efectivo de los siguientes derechos ineludibles:

Libertad de opinión. Los estados están empleando todas las medidas a su alcance para, más allá de quitar la palabra, incluso desterrar el pensamiento disidente en Euskal Herria. Se impone así un verdadero estado de excepción que censura reclamaciones legítimas y afecta de manera irremediable a la libertad de pensamiento.

Libertad de expresión El cierre de medios de comunicación, la limitación de la libre participación en ruedas de prensa, conferencias, actos públicos, la criminalización, en definitiva, de la expresión de ciertas ideas, incluso sentimientos, impide la participación popular en la vida política. Esto certifica la defunción de un estado que tal vez alguna vez se quiso considerar de derecho.

Libertad de asociación. La ilegalización de organismos populares, el encarcelamiento de ciudadanos y ciudadanas que participan en ellos y la prohibición de sus actividades es muestra del autoritarismo y del monopolio que el estado quiere hacer del derecho a organizarse.

Libertad de manifestación. La continua restricción en la convocatoria de manifestaciones pacificas y la violencia con que se ejecuta esta prohibición, con muestras cada vez más vergonzosas de brutalidad policial, nos revela la verdadera faz de sus responsables y sus gestores políticos.

Derecho a la intimidad y privacidad. La proliferación de tecnologías de vigilancia y de control social, el espionaje a organismos políticos, el almacenamiento y utilización de datos personales en ficheros secretos… medidas justificadas en el todopoderoso concepto de ‘‘seguridad’’, conllevan una agresión a la esfera privada de la persona, siendo esto el ingrediente más definidor de un estado policial.

Derecho de acceso a la justicia. La criminalización de la actividad pública y la extensión exacerbada del término ‘‘terrorismo” se ha propagado, como una metástasis, a toda la administración de justicia. La arbitrariedad y la politización han arraigado definitivamente en el poder judicial. La posibilidad de encontrar justicia para quienes sufren el atropello, en muchas ocasiones generado por la propia administración de justicia, es inexistente.

Derecho de sufragio activo. El derecho a votar en las elecciones está bajo sumario, restándosele a toda la ciudadanía el derecho de optar por ciertas expresiones políticas, impedidas como están para desarrollar el papel que en una verdadera democracia se presupone a los partidos políticos. El diálogo político aparece definitivamente criminalizado.

Derecho de sufragio pasivo Miles de personas son impedidas de ejercer su derecho a presentarse en candidaturas electorales, empleándose contra ellos términos como “contaminados”, “infiltrados”, “parasitados”, “listas blancas y negras”, que trasluce una forma de pensar y actuar por parte del estado absolutamente discriminatoria. El término apartheid contra sectores de ciudadanía en continua expansión cobra todo su significado.

Derecho a una reparación y restitución democrática. La involución en los derechos civiles y políticos nos obliga a exigir la reparación y superación de la actual situación sin demora y sin excusas. La regeneración del espacio de participación democrática en Euskal Herria es inaplazable, ineludible e inexcusable. El restablecimiento de un sistema de libertades, absolutamente inapreciable hoy en día y la restitución del ejercicio de los derechos civiles y políticos más elementales es una prioridad que reivindicamos con absoluta determinación.

ADIERAZI-EH
30 de Enero de 2010

Juez Marlasca Y el apoyo a la tortura.

Hablemos claro:

No sé si alguna vez el juez Grande Marlasca seá juzgado por colaboración con delitos de tortura,y cosecuentemente por delito de secuestro o detención ilegal, pero debería serlo algún día.

Conocido es que este juez se vale de una figura y protocolo policial, que según la propia ONU, además de Amnistía Internacional y todas las ONG que luchan contra la tortura es promotora, y amparadora del tormento y tortura al detenido para lograr confesiones. Antesala de la tortura, le llaman a ese régimen de detención. Incomunicación del detenido, impedimento de que sea atendido por abogado de su designación en los interrogatorios, impedimento de que sea atendido por un médico de su confianza, y absoluta oscuridad en las dependencias policiales durante 5 días. Sin cámaras, sin testigos, y en manos sólamente de un cuerpo policial, que puede hacer lo que quiera con el cuerpo del detenido sin que nadie los vigile ni lo observe ni supervise.

Además de negarse Marlasca reiteradamente, siempre, a aplicar el “protocolo antitortura” recomendado por la ONU y puesto a veces en práctica por un compañero suyo (Garzón) que el 99% de las detenciones, a pesar de ser él (Garzón) el que lo sugirió como garantía, no lo utiliza tampoco, además de eso, Marlasca promociona y premia la tortura cuando encarcela y toma en cuenta exclusivamente la confesión arrancada al detenido en dependencias policiales, haciendo caso omiso a la declación que el mismo detenido hace ante el juez (ante él mismo), y sin base a ninguna otra prueba inculpatoria.

Marlasca hace lo contrario que cualquier juez debería hacer, hacer prevalecer la declaración del detenido que se produce a espaldas del juez(en las mazmorras) , por encima de la que se produce ante el juez. Cuando todas las legislaciones indican lo contrario. Siempre debe prevalecer la declaracionante el juez, sobre cualquier otra. De esta manera, haciendo válida la declaración en calabozos policiales sigue Marlasca alimentando y haciendo beneficioso para la policía la tortura. Si Marlasca no utilizara autoinculpaciones dudosas realizadas en su ausencia, a la larga la tortura no tendría beneficios, y podría desaparecer. En este caso, al ser útil y dar resultados, no hace más que continuar , ellos la hacen pervivir al protegerla.

Nuevamente otro caso de torturas cae sobre las espaldas de Grande Marlasca, en primer lugar por negarse a apicar el protocolo antitortura, al detenido. En segundo lugar por dar veracidad a una autoinculpación que el poropio detenido niega ante el juez. Y que declara ante el juez haber sido obligado a firmarla. En tercer lugar, por encarcelar a una persona sin más prueba que su propia declaración dudosa y negada por el detenido.

Marlasca, así como el resto de sus jueces compañeros de la Audiencia Nacional tendrán algún día que responder por delitos de lesa humanidad, como la tortura, y el encarcelamiento arbitrario.

El nuevo caso vergonaznte, es el de Peio Olano. Encarcelado con la única prueba de lo que la Guardia Civil dice que les confesó “amablemente” en una sesión de interrogatorio de 120 horas donde nadie puede saber cómo le interrogaban, o qué hacían con él, mientras Olano mismo lo niega. EL asunto espectacular, es el supuesto uso de un lanzamisiles hallado en Francia hace años para atentar contra Aznar. EL lanzamisiles existe, no fue incautado a Olano, sino en un zulo en Francia hace varios años. El intento de atentado, al parecer existe, aunque la única prueba son una entrevista a dos miembros de ETA en la que afirman que se intentó. Declaraciones periodísticas, que en muchas ocasiones según dice Rubalcaba, no hay que creer. A ETA no hay que creerla, o sí hay que creerla, pero no ambas cosas a la vez. Marlasca no puede deducir que hubo intento de atentado simplemente porque dos etarras digan que así ha sido. o Lo que dicen los etarras es mentira, o es verdad, pero no es mentira o verdad cuando interesa que sea una cosa, o la otra.

Bien, el lanzamisiles fue incautado hace años, existe, pero que lo vincule a Olano no lo sabemos en base a ninguna prueba real. Excepto una simple confesón amable de Olano, 5 días en manos de la Guardia Civil. A pesar que medios de la utraderecha española, como “El Mundo” con su habitual dinámica periodística del embuste titule el míercoles 13 de Enero de 2010,”OLANO TENÍA EL MISIL PARA MATAR A AZNAR EN UN LOCAL MINICIPAL”, pues no, el titular es inventado, ni el misil fue incautado a Olano, ni fue intervenido en ningún local municipal sino en Francia, y no ahora sino hace años. Al menos Marlasca en los registros no ha dicho nada de que le haya sido intervenido a Olano ningún misil, ni ha intervenido ningún misil Marlasca. Ni había nada en ningún local municipal. Nuevamente toda la basura informativa proviene no de los hechos, ni de las incautaciones, ni de pruebas, sino de lo que “La Guardia Civil nos cuenta que Olano les contó amablemente”.

Que un periódico del régimen, o todos los periódicos del régimen no se base en pruebas sino en rumores y palabras, no es de extrañar, aunque hable bastante mal de su profesionalidad, al dar verosimilitud a autoinculpaciones más que dudosas, sobre las que pesan todas las sospechas de haber sido arrancadas bajo tormento o tortura. Que sea un juez el que se base exclusivamente en confesiones producidas en indefensión y en la oscuridad de 5 días aislado en na mazmorra ante sus captores militares de la Guardia Civil que ha sido condenada multiples veces por torturar a los detenidos, o ha sido donde el mismo estado montó una banda parapolicial con 29 asesinatos con firma benemérita, es otra cosa más grave. Jueces que colaboran con la tortura, jueces que amparan y protegen la tortura. Eso es grave, señor Marlasca. Y algún día deberá responder por ello. Son muchos los torturados por sus decisiones, omisiones, y actuaciones ya.

Aplique el protoclo antitortura con los detenidos, ponga cámaras que graben los interrogatorios, y hasta que esto no sea así, no use las declaraciones que se hacen en su ausencia, en estas condiciones, como única prueba de encarcelamiento. Si lo hace, es usted cómplice de tortura, porque la permite al incomunicar y ocultar al detenido de toda vigilancia garantista e imparcial, y además la usa al usar sus resultados (la cofesión en esas condiciones). Cumpla con lo que la ONU le pide, Marlasca, un régimen de detención que proteja al detenido y cumpla con garantías mínimas. Cumpla con lo que Amnistía Internacional le reclama, detenciones sin a malos tratos, sin tortura, con cámaras y con abogados y médicos. Y dejará de ser un torturador,aunque los que ya ha torturado usted, no tengan remedio.

NO A LOS JUECES colaboradores con la tortura.
No a Guantanamo, NO a Abu Graib, no a los regímenes que torturan. NO Audiencia Nacional. NO al GAL judicial.
POR EL ENCAUSAMIEMTO DE GRANDE MARLASCA y sus cómplices.
Ilegalización de cuerpos policial-militares torturadores.

Domingueros de las causas solidarias de moda. ¡¡Qué cool!!

Parece que muchos han descubierto la pólvora mojada al escandalizarse de que a algún activista que boicotea, irrumpe o accede a algún acto oficial o cumbre de mandatarios para plantar su reivindicación le meten en la cárcel, a raíz de que el “tema de moda” es López Uralde, que no es un cualquiera, es el dirigente de Greenpeace en España.

Activistas que reivindican cosas, y hacen actos de desobediencia civil, de sabotaje, de boicoteo, de interrupción de actos, de colarse por la puerta de atrás en edificios oficiales, e incluso fincas privadas, han sido desde siempre reprimidos, primeramente con porrazos de la policía, después con detención o toma de datos, y luego con denuncias, y por supuesto con cárcel, arresto y multas.

Encadenarse a un árbol para reivindicar cualquier cosa relacionada con la naturaleza, encadenarse a una escavadora para llamar la atención y reclamar la paralización de un proyecto urbanístico, entrar en un acto oficial saltándose el precinto para desplegar una pancarta, está, desde hace tiempo y siempre, siendo condenado o por desórdenes públicos, o por resistencia a la autoridad, o por desacato o incluso por atentado a la autoridad si la espalda del manifestante hace daño a la porra del policía, a peticiones de cárcel de hasta 1, 2, 3 o 4 años. Y hermosas multas incluso por una manifestación o concentración en la calle, sin más daño.

Hay gente que al parecer no se entera de ello hasta que a un tal Lopez Uralde lo sacan en los telediarios como si su siituacion de detención fuera sorprendente, novedosa, o inédita. Y de repente tenemos un aluvión de gentes solidarias de domingo, que al parecer no conocen ni defienden ni se han enterado de otros “de a pie”, gentes anónimas que llevan en la misma situación mucho tiempo, que sufrieron ayer, y que sufrirán mañana lo mismo. En esto también cuentan las clases, o las modas. Luego, curiosamente, tras estar 3 días en el candelero, el tema “solidario” se olvida, y pasamos al siguiente , ahora tocará Aminetu Haidar, la primera persona que se pone en huelga de hambre, al parecer, o la primera en la Historia que reclama el derecho de autodeterminación de su pueblo, o la primera deportada. Pasan tres días, y toca Gaza, entonces cuando nos cansamos del tema de moda, pasamos al siguiente, el Tibet. Y luego a olvidar. Lo siguiente será una cuestación de Tele5 contra el cáncer, y a sentirnos bien por lo majos que somos, lo solidarios que somos. Domingueros de causas solidarias. Surferos que cabalgan en campañas de moda, porque sienta bien eso de sentirse solidario.

Mañana un par de periódicos nos dirá que en Irlanda (hay Dios mío), se va a instaurar el delito de blasfemia, a ello se sumarán todos los demás periódicos como loros. Toca tema de moda. Pero para otros que sabemos que en España se lleva juzgando por ese mismo delito, mucho tiempo a gente sin que nadie diga nada, o repare en ello o los mass-media juzguen que no hay que dar ese circo a las masas obedientes, nos produce un poco de extrañeza, y rabia. Hala, todos a condenar a Irlanda por meter en lo penal la ofensa religiosa, y nadie se ha enterado del artículo 525 «Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican»

O sea, 14 años al menos con esa ley, gentes aquí acusadas por decir “me cago en la virgen”, y ahora toca descubrir la pólvora mojada, pero en Irlanda, y cuando lo mandan los periódicos dominantes. Tenemos tema de moda para tres días, nos sumamos a la campaña contra el delito de blasfemia (eso sí, en Irlanda), y a otra cosa mariposa, a ver qué noticia nos da a comer mañana Público, o El País, o El Mundo.

Ya hace tiempo que venía observando, alrededor de 20 o 25 años, que las conciencias de la gente se lavan solidarizándose durante tres días con lo que el telediario de turno (entonces), o los periódicos dominantes, tienen a bien sacar y presentar como “la injusticia del momento”.

Entonces eran un día la hambruna de Etiopía, “Qué pobres negritos”, seguíamos la noticia tres días, y tocaba el terremoto en Méjico, desde ese momento Etiopía ya no existía, y existía Mejico, una cuenta para meter dinerito, y a los tres días la guerra de Sri Lanka, “Qué injusticia”, un par de manifestaciones y manifiestos y a pasar página, toca la cumbre mundial por el desarme en Ginebra, pasado las torturas que denuncian los presos de Abu Graib, que aquí no tenemos de eso, que Amnistía Internacional miente al hablar de España.

En fín, domingueros de causas solidarias, surferos de olitas de causas justas a las que adherirse, limosnas de domingo, y el lunes a trabajar.

Para acabar, un vídeo de esos “López Uralde” anónimos, personas no relevantes, no famosas, no protegidas por los periódicos, que también se enfrentan a penas de cárcel, y en las que nadie a reparado. No sé si sentarse en la calle, es más grave que irrumpir en un acto oficial de jefes de estado en un edificio protegido y precintado. No sé si dos años de petición de condena, es más que 21 días.

No sé si hay gente “más igual que otros” en cuanto a la ley, sí los hay en cuanto  a dónde se coloca el puntero de la atención que nos dirigen los medios de comunicación, esas empresas de fabricar modas y opinión volátil y floja.

Más trabajo diario, más militancia constante, más defensa del desconocido y anónimo, más seguimiento de las injusticias y menos mercadishing lavaconciencias, que ya huele.

Derechos Humanos

Amnistía Internacional

¿QUIERE EL GOBIERNO DE ESPAÑA QUE NO VEAS ESTE ANUNCIO?

EL MEDIO DE COMUNICACIÓN QUE LO EMITA PODRÍA SER MULTADO.

ver más información

 Si esto sucede en España, puedes imaginarte las trabas que ponen al trabajo de Amnistía Internacional y de otros defensores de derechos humanos gobiernos como el de China, EE.UU., Irán… Pero no van a poder taparnos la boca, porque somos independientes. Porque somos necesarios. Porque cada vez somos más.

Ayúdanos a seguir denunciando las injusticias, vengan de donde vengan.

Los derechos humanos son PARA TODOS. Y son TODOS los derechos.

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

La Bombilla dijo

Yo sigo sin entender qué es lo que “dice” este spot, que se pueda interpretar electoralista , sino sin saber por qué no se puede emitir en las televisiones nacionales

La Bombilla Fotógrafa dijo

Ayudemos al gobierno a rectificar

jose-munoz dijo

Pues yo tampoco entiendo que hay de malo en este vídeo.

¿Cuál fue la excusa oficial para prohibirlo?, ¿que era electoralista?

Si eso fue así y ya pasaron las elecciones, ¿sigue la prohibición de difundirlo en pie?

A lo mejor es que es electoralistamente pernicioso para las elecciones generales de dentro de cuatro años.

Nynaeve dijo

Lo curioso José, es que llevan 11 meses con el tema de que es electoralista y no se puede hacer proganda electoral fuera de las elecciones.