EL lamentable nivel del debate político en España.

Además de encuestas, ganadores y corbatas, hay otros análisis

A estas alturas, cualquiera que haya seguido las noticias sobre el debate entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy puede tener la impresión de que lo que importa de un candidato a presidente de gobierno es el color de la corbata que elige, el corte del traje, si frunce más o menos el ceño y si se crispa o no. También se ha hablado de lo que dijeron, por supuesto, aunque no tanto de los temas que abiertamente rehuyeron.

El debate fue todo un espectáculo, que la mayoría de los medios -incluidas aquellas televisiones que rechazaron emitirlo- complementaron inmediatamente con encuestas de urgencia y coloquios. Lo llamativo es que todos los sondeos dan como ganador a Rodríguez Zapatero con unos resultados bastante similares, pero no faltan los editorialistas, columnistas y expertos de distinto tipo empeñados en decir lo contrario, en un intento de que las interpretaciones posteriores corrijan la percepción inicial de la ciudadanía.

Los equipos de campaña de cada candidato se prodigaron ayer por los distintos medios dando cada cual como ganador a su jefe. Después, fueron los propios líderes los que en sus mítines dieron continuidad a la batalla televisiva, destacando sus respectivas victorias.

 

«Ganó la xenofobia»

Pero al margen de la propaganda de cada cual y de los análisis más o menos convencionales sobre el debate entre Zapatero y Rajoy, hay otros que pueden resultar también interesantes.

Por ejemplo, la Federación de Asociaciones de SOS Racismo en el Estado español denunció el racismo del PP, «que busca el voto xenófobo desvergonzadamente», y criticó que Zapatero «no sólo no rechazó las tesis del PP, sino que acabó defendiendo parte de sus argumentos».

Según SOS Racismo, «el PP ya no solo criminaliza a los inmigrantes en situación irregular, aquellos que ellos llaman despectivamente `los ilegales’ sino que ahora también denuncian el aumento paulatino anual de las personas inmigradas con autorización de residencia». Sostiene que su estrategia, «juega con el fomento de tópicos negativos que ya están instaurados en amplios sectores sociales: siguió vinculando inmigración con delincuencia y con el incumplimiento de deberes».

Ante «este discurso racista», SOS Racismo critica que Zapatero se limitó a construir «un par de frases emotivas y sentimentales» y recuerda al presidente del Gobierno español que «no se trata de hacer una oda a los méritos de la personas inmigradas sino de recordar e insistir que todos debemos ser iguales ante la ley y ser considerados ciudadanas con plenos derechos». «Finalmente -concluyen- Zapatero acabó haciendo una competición con Rajoy sobre quién ha expulsado más personas inmigradas, quien ha hecho más o menos regularizaciones y quien puso los criterios más duros».

De lo que no se habló

En foros de izquierda en internet también se analizaba el debate y se hacía hincapié en aquello de lo que no se habló, por ejemplo, la palabra corrupción no se pronunció ni una sola vez en hora y media. Tampoco se habló de la siniestralidad laboral, ni de la precariedad en el trabajo. En la parte económica uno ofreció el balance positivo en base a índices macroeconómicos y el otro el negativo con el precios de los productos de consumo. Pero no se habló de las raíces de la crisis del sistema bancario internacional, ni de los informes europeos sobre los peligros del endeudamiento privado que se está dando en el Estado, ni del fraude fiscal.

En cuanto a la situación de estado de excepción que vive Euskal Herria, lo que se reprocharon los candidatos se refirió al momento de ahondar en la represión, sin cuestionar en ningún momento la conculcación de derechos.

Hay temas básicos en los que entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, entre el PSOE y el PP, no hay debate.

Extraido de: Gara.

8 comentarios · Escribe aquí tu comentario

imerburu dijo

Tirita, cuando quieras pásate por debate, a ver si te gusta el partido que me he montado, necesito votantes para ganar el día 9!!!

Coincido con lo que dices en el último párrafo, hay algunas cosas que no tienen discusión entre PP y PSOE, por eso creo que te va a gustar mi partido

finger39 dijo

Creo que lo lamentable son los politicos que tenemos en general…

hoteles

hoteles dijo

España tiene una politica hoy por hoy impugnable en todos sus ámbitos, dan pena. saludos

extranjero dijo

La verdad es que más que debates, la política española parece especializado en discusiones entre sordos. Uno dice una cosa, otro otra.
Aparte de que al parecer da completamente igual si lo que dicen tienen un mínimo de verdad o no. Llevo ya dos días enteros buscando fotos de Zapatero agrediendo a “las víctimas”, pero no las encuentro. Ni siquiera en el sitio de la AVT…………..

La Bombilla dijo

Es que eso no fue un debate, faltaban muchos actores

mimarve dijo

Más que debates se están produciendo espectáculos mediáticos. Dirigidos a fomentar el bipartidismo. Totalmente encorsetados, rígidos y manipulados. Cerrando el camino al pluralismo social y político que hay en España.
Además están poniendo en evidencia que el nivel de los políticos españoles está bajo mínimos. Sus discursos son planos y vacíos, pura retórica y repetición de frases hechas y sin contenido, obviando un monton de temas importantes que ellos no quieren tocar, porque ni uno ni otro van a hacer nada para resolverlos.
Ambos (PSOE y PP) prometen bajar los impuestos y subir las prestaciones sociales y las inversiones públicas. ¿Nos toman por imbéciles?. Me siento insultado en mi inteligencia.
Saludos.

tirita dijo

En mi opinión, la raíz de todo está en el nivel mental, ideológico y cultural del pueblo elector.

A día de hoy es tan bajo (no tenemos más que fijarnos en los programas de la tele que han triunfado y su nivel intelectual, tomate, salsa rosa, Operación Triunfo, Gran Hermano…) que los electores responden a consignas simples del tipo “cuidado con la emigración” “España se rompe” “el estado de derecho se rinde” “Estás con los terroristas” “Estás con las vícimas” “La familia se hunde”,… etc. Con consignas tan simples, con slóganes que no se es capaz de desgranar, con mensajes emocionales simples, atávicos que sólo apelan a instintos y emociones básicas, faltos totalmente de reflexión, se dirigen la mayoría de los votantes.

Los políticos no hacen más que adaptar sus mensajes a la demanda, o sea, hacen lo que deben hacer para ganar unos votos, les basta una sonrisa, un tono, una frase contundente sin explicar, sin matizar, sin refleexionar qué quiere decir esa frase, les basta mencionar palabras “fuerza” como “Desorden” “Libertad” “Democracia” “Progreso” “Familia” “terrorista”…etc, para arrastrar votos. Ahí tenemos con qué facilidad se ganan porcentajes electorales con una simple frase pronunciada a tiempo y con oportunidad.

¿La solución a que esto no acabe siendo como una empresa de marqueting en que dos partidos “venden” votos, o buscan ls técnicas psicológicas para ganarlos, la solución para que la democracia nos e convierta en dos empresas que sepan vender su imagen?

Cultura, el pueblo debe dejar de estar idiotizado, debe educarse, debe aumentar su nivel mental e intelectual. El pueblo cuanto más inculto, cuanto más individualizado, cuanto mas temeroso, cuanto más endaudado o semi-atrapado en esclavitud económica más manipulable es.

Es un error no dotar de nivel potente a la educación pública. Sólo la educación y el aumento del nivel cultural, el aumento del nivel de consciencia de un porcentaje amplio de la pobñación, hará que la democracia sea dinámira y verdadera.

Mientras tanto, tendremos como en los tiempos de roma “Pan y circo” .
El pueblo es manupulable, y por lo tanto los políticos se adaptan a la situación, unos partidos por no quedarse sin “clientela” y otros porque comienzan a ganar la adhesión con mensajes simples. Unos por otros, ninguno quiere quedarse sin practicar la manera de sacar la tajada para mantener su cota de poder.

Un ciorculo vicioso, los dirigentes rebajan el nivel de cultura de la gente, o la meten miedo, y los electores son convencidos con cosas mas tontas, cuanto mas idiotizado se convierte el nivel general, propuestas más simplonas y falsas dan los políticos.

Los unicos que pueden cambiar esto (dotar de conciencia crítica al pueblo por medio de la educación pública) son los principales interesados en no hacerlo. Para poder manipular las masas mejor

mimarve dijo

Interesante reflexión. Entre los grandes políticos, los periodistas y los medios de comunicación han formado un entramado que bien parece encaminado a entontecernos primero para luego poder vendernos sus “motos” con mayor facilidad. Nos manipulan de forma muy descarada. Los niveles de información, discusión, opinión… son más que mediocres. Y parece que entramos a saco como corderitos. Un poco triste, la verdad.