Los españoles y los euskaldunes (2)

Extractos del libro “Los euskaldunes y los españoles” de Joxe Azurmendi (2)

 Problemas de xenofobia

 <<(los vascos)…no son más que unos españoles sin romanizar>> (*Claudio Sánchez-Albornoz y Menduiña (Madrid, 7 de abril de 1893 – Ávila, 8 de julio de 1984), uno de los más notables historiadores españoles.).

¿Qué quiere decir eso exactamente?

Podemos pensar qué quiere decir ese “sin romanizar“. Pero ¿De donde ha salido ese “no son más que unos españoles?. De aquél “sin romanizar” no se sigue bien lo de “no son más que unos españoles” (Atendiendo a que el ser español que razona Sánchez implica haber sido romanizado). Ni tampoco lo contrario 

Por supuesto, eso ha salido de otra parte. 

Eso no ha surgido del conocimiento de la historia ni de la sabiduría del sabio. La historia no enseña más que historia. Y esa frase enseña algo más que historia. 

Por otro lado, ¿Qué conciencia cristiana es esa de “no son mas…?” Aunque se trate de un individuo sin romanizar ¿Es acaso menos ser hijo de Dios biggrin.gif que ser español? 

También lo otro es muy bonito

  • — Los vascos….son gentes rudas, sencillas, que además se creen hijos de Dios 
  • — Los vascos tienen mil años menos de civilización que cualquier otro pueblo.
  • — Los vascos son los últimos que se han civilizado en España.

Si fuera posible realizar estadísticas sobre el nivel de civilización, de acuerdo, tal vez los vascos mostraríamos un retraso de civilización (romanización se sobreentiende) de quinientos o seiscientos años, en comparación con castellanos, catalanes y gallegos. No lo sé. Pero ¿De qué sabe Sánchez Albornoz que sufrimos un retraso de mil años exactamente y no de quinientos o de dosmil? 

Desconocemos estadística alguna que haya miostrado que los euskaldunes “Somos gentes sencillas, más rudas” que el resto. Vivir sin creer que se es hijo de Dios es totalmente imposible tongue.gif , salvo para algunos pocos, incluso en Euskal Herria laugh.gif ¿Quienes son esos euskaldunes de ahí arriba? 

Si comprendemos bien, los euskaldunes que ahí se mencionan no son coetáneos sino contemporáneos, los del siglo XVI o XVII, los del siglo X y tal vez los del tiempo de Jesucristo, todos juntos. Así es, efectivamente “Cuando San Isidoro resumía en el siglo VII la cultura clásica de Sevilla, los vascos eran todavía paganos y adoraban al fuego y así siguieron hasta el siglo IX”, razona Sánchez Albornoz (San Isidoro en cambio adoraba a una paloma? cordero? cruz de madera?, muy excelso y superior.) ¿No nos muestra cosas algo lejanas? Usted, euskaldún que sale a la calle, es adorador del fuego; es usted el mismo que describió Aymeric Picaud; es usted Garibay y Astarloa, etc. Sin embargo, el castellano que camina por la acera hoy es, no lo olvide, San Isidoro de Sevilla, Cervantes, Cristóbal Colón, etc y como tal le son debidos honor, fama, y respeto, aunque sea el último mono.
Eso es tener sentido de la Historia, el maravilloso sentido de las colectividades históricas.
Muy español también. 

Conocemos a otros autores con un similar sentido de la historia: Maurice Barrés y otros, todos ellos en torno a la “Action Française” de Maurras. Tampoco para ellos contaba el hombre corriente de carne y hueso sino el “integral”, es decir, los franceses-de algún modo- históricos que ellos inventaban. Lo francés de estos estaba constituido por algunas esencias nacionales que aquellos sacaban de antiquísimas cajas medievales y aún anteriores. Construían a báse de petachos y remiendos de héroe nacional, una especie de espantapájaros, que, a simple vista al menos no era francés, pero ellos afirmaban que lo era. Eso es lo francés, cada francés un héroe nacional….Pero también se han observado guiños muy similares de Pirineos para abajo. 

Rogamos que se nos excuse; esa comparecencias y comparaciones nos han recordado aquella “Action Française”, el movimiento nacionalistas francés de vísperas de la primera Gerra Mundial. Se encuentra allí la misma ambrosía esenciada por Sánchez Albornoz acerca de los euskaldunes, literalmente, esta vez en contra de los bárbaros alemanes. Los franceses son gente civilizada, y sobre esa misms “civilisation” se construye toda su ideología nacional/chauvinista. Parece que no existe otro pueblo civilizado. En dicha “civilisation” se fundamente la misión que Francia tiene encomendada en el Mundo. Por esa “civilisation” han caido los franceses en lsa guerras, en todo tiempo y lugar. El mismo rio Rhin es parapeto de esa “civilisation“….Los alemanes son bárbaros. Los romanizados franceses son decendientes directos de la cultura de Roma. ¿Mil?. NO, dos mil años de retraso llevan los alemanes, porque los franceses , además de romanizados, están también helenizados. Los descendientes directos y continuadores de la cultura griega también son los franceses. A través de Provenza, por ejemplo, cf. Ch. Maurras, “Anthinea“. Los alemanes son montaraces, ampulosos, estúpidos, gregarios, desmesurados, bastos, etc. 

Vamos a ver: no deseamos decir nada más, ya hemos dicho bastante, no queremos situar a Sánchez Albornoz a la par de la “Action Française“, no al menos más a la par que él mismo se sitúa. Pero nosotros, que incesantemente sufrimos el sambenito de “nacionalistas” (por no querer compartir destinos nacionales con esta gente “inteligente”), sospechamos que no nuestro nacionalismo el único que existe en el mundo. Y preferimos no escuchar a nadie, en el contexto político, que un pueblo es incivilizado, tonto, rudo, estúpido, o ingenuo o incapaz de dirigirse por sí mismo. Preferiríamos que, incluso por boca de los “inteligentes”, se vertiesen otros conceptos. 

Además que un pueblo tilde a otro de salvaje, vanidoso, incivilizado, etc. ¿No es un recurso demasiado rancio y facilón? También los euskaldunes hemos tenido un autor Arana Goiri-a quien en otros aspectos quizás debamos algo- que no siempre profería lindezas de los no vascos. ¡¡Pocas tundas le han caido!! Lo que nosotros no admitimos es precisamente eso, convertir la xenofobia en principio político (para negar a otro pueblo su ser o su derecho). 

La historia de Europa, está plagada de prejuicios y clichés de ese tipo. En la obra “The true-born Englishman” de Daniel de Foe podemos contemplar toda una antología: Pride los españoles,la sangre italiana ferments in rapes and sodomy, los alemanes borrachos, el don de Francia Ungovernd Passion, y los franceses a dancing natio, fickle and untrue… En el cantar popular español “El aragonés tozudo / el navarro fanfarrón / el andaluz pinturero / y el valenciano traidor”. 

Desde el Medievo hasta la actualidad, todas las literaturas son fecundas en este tipo de flores. La literatura española no es la más pobre en esto. Un tal Jacobo de Vitry nos dejó en el siglo XIII una larga lista de burlas. Borrachos los ingleses, irascibles los alemanes, hueros y mujeriegos los franceses, etc . Contemplados estos vergeles, a ver quién encuentra un sólo pueblo en Europa que no sea incivilizado, borono, mentecato…. (a ojos siempre de un inteligente-romanizado-civilizado Sanchez de turno) 

¿Quién no nos ha mostrado, a partir de los siglos XVII y XVIII, a los españoles como vagos, indolentes, sucios, usureros, necios, supersticiosos, fanáticos, crueles, megalómanos, fatuos, sanguinarios? 

También estamos acostrumbrados a lo contrario: muchos son los pueblos que poseen la lengua más bella o más culta del mundo, etc. 

¿Qué podemos hacer con tanto tonto-listo como hay en el mundo? ¿ Quién es aquí el insolidario e incivilizado? 

Parece que ha llegado el momento de pensar en otras categorías. Por esa senda, no hay ejemplo mutuo, sino escarnio.  

 

Anuncios